• headerIncendio

    headerIncendio

  • headerHospitalBN

    headerHospitalBN

  • headerIncendio2

    headerIncendio2

  • headerGente

    headerGente

  • headerHospitalNieve

    headerHospitalNieve

  • headerHospitalEntrada

    headerHospitalEntrada

mecanismos-de-participación-ciudadana-en-saludMecanismos de participación ciudadana en salud
cáncer-y-cuidados-paliativos-no-dejes-a-los-que-están-sufriendoCáncer y cuidados paliativos. No dejes a los que están sufriendo
¿qué-hacer-ante-un-infarto-cerebral-tiempo-es-cerebro¿Qué hacer ante un infarto cerebral? Tiempo es cerebro
alimentación-y-lactancia-la-educación-parte-desde-el-núcleo-familiarAlimentación y lactancia: la educación parte desde el núcleo familiar.
salud-mental-en-aysén-¿con-qué-contamosSalud mental en Aysén: ¿Con qué contamos?
nueva-categorización-en-urgencia-¿cuándo-es-mi-turnoNueva categorización en Urgencia: ¿Cuándo es mi turno?

Por Pamela Balbontín Barría - Encargada Participación Ciudadana HRC

En el actual trabajo que se desarrolla en el área de la salud como en otras esferas de lo público, la forma de enfrentar el trabajo participativo y comunitario tiene como fundamento un enfoque de derechos, que significa reconocer a los usuarios como sujetos de derecho, que puede y debe hacer uso de ellos.

La participación ciudadana cobra un papel trascendente al constituir un medio para que las personas puedan ser actores comprometidos en el cuidado de su salud, expresando su opinión, siempre con respeto, frente a lo que se entrega y cómo se entrega, la calidad de los servicios y el trato, entre otros. 

Entre estos mecanismos de participación se encuentra el Consejo Consultivo del Hospital Regional Coyhaique, organismo asesor del establecimiento de salud que se reúne regular y permanentemente desde el año 2007, y que está constituido por representantes de la comunidad organizada, grupos de voluntariado, agrupaciones sociales y representantes de los funcionarios de salud (gremios), organizaciones funcionales y territoriales de la comunidad usuaria del establecimiento.

Es una instancia que busca generar vínculos de cooperación entre nuestro Hospital y sus usuarios. Es más allá de un dispositivo de participación ciudadana, o de una estrategia para avanzar en la gestión participativa de salud y de un ente consultivo-asesor donde pueden participar directamente los ciudadanos.

El Consejo Consultivo del Hospital Regional se constituye primero en un grupo de personas donde se pueden generar acciones específicas para favorecer un ambiente y estilo de trabajo grato, donde se promueva la confianza, el respeto y la identidad, entre otros valores que contribuyen al buen funcionamiento de los establecimientos de salud y, además, dar respuestas adecuadas a las demandas de los usuarios. 

Después de 10 años de funcionamiento, aún nos quedan grandes desafíos  para constituirnos en una instancia de desarrollo comunitario que tenga vocación de implicar a los diferentes actores en un trabajo conjunto, para transmitir lo que se hace y lo que se quiere hacer, incorporando así a los ciudadanos de manera activa en esos haberes para generar confianza e identidad en torno a nuestro establecimiento de salud.
2017-11-23


Por Fernando San Cristóbal Brahm - Médico Unidad de Cuidados Paliativos Hospital Regional Coyhaique

En octubre, y como ocurre anualmente, se celebró el “Día Mundial de los Hospicios y Cuidados Paliativos”; oportunidad que, como Unidad de Oncología y Cuidados Paliativos - Alivio del Dolor del Hospital Regional Coyhaique, no quisimos pasar por alto.

Los Cuidados Paliativos, también conocidos como Medicina Paliativa, son definidos por la OMS como “los cuidados apropiados para el paciente con una enfermedad avanzada y progresiva donde el control del dolor y otros síntomas, así como los aspectos psicosociales y espirituales cobran la mayor importancia”, siendo su objetivo principal lograr la mejor calidad de vida posible para el paciente y su familia en medio de este proceso normal que es el morir.

En esta definición, se encuentran englobados los tres pilares fundamentales que distinguen a esta especialidad del área de la salud. 

El primer pilar, es su objetivo. Los Cuidados Paliativos no buscan modificar el desenlace de una enfermedad terminal (no curable), sino más bien el ayudar al paciente y su entorno a asumirlo como un proceso natural, en donde la muerte como final está marcado, pero el camino a seguir no. Justamente es este camino el que podemos modificar, ya sea desde el punto de vista médico, aliviando síntomas con fármacos y terapias, como del punto de vista psicosocial y espiritual, al darle al paciente y sus seres queridos el apoyo y soporte necesarios para poder enfrentar el futuro que se avecina. En otras palabras buscamos mejorar la calidad de vida del paciente y su familia.

El segundo pilar, es el paciente y su comunidad, a quienes los Cuidados Paliativos toman como foco principal de su accionar. El paciente no vive aislado de los demás, es un ser humano frágil que requiere especial cuidado y afecto. Un afecto que solo puede obtener mediante la compañía y el apoyo de sus seres queridos, quienes también necesitan de apoyo para enfrentar esta difícil etapa. En resumen, no se puede ayudar a un paciente terminal, si no se ayuda también a sus más cercanos. 

Y como tercer pilar fundamental, está el equipo multidisciplinario, siendo éste el motor principal de cualquier unidad de Cuidados Paliativos. El paciente y su familia no solo requieren del apoyo médico, sino también del resto de los profesionales de la salud -enfermeros, psicólogos, kinesiólogos, asistentes sociales, nutricionistas, técnicos y Químico farmacéuticos-, quienes aportan la experiencia de sus respectivas áreas, logrando así fortalecer y retroalimentar al propio equipo y a la comunidad de pacientes que atiende.

Para finalizar, es bueno destacar el importante avance que ha tenido esta área de la medicina en Chile, no solo gracias a la implementación del Programa GES de Cuidados Paliativos para pacientes con cáncer avanzado, sino también al apoyo humano que brindan las personas a cargo de este programa en los distintos hospitales y consultorios del país.

Aún queda camino por recorrer y tareas que realizar; el fomentar el ingreso precoz de los pacientes oncológicos al programa y el incluir enfermedades terminales no oncológicas a éste son sólo algunas de ellas. Por lo anterior, es primordial el seguir motivando a los profesionales de la salud y a la comunidad a que transiten este camino difícil pero gratificante que busca el bienestar no solo de un individuo, sino de todas las personas que forman su mundo en las etapas finales de su vida. 
2017-11-09


Por Daniela González Rojas, Neuróloga - Hospital Regional Coyhaique

El accidente cerebro vascular isquémico (ACV), conocido también como infarto cerebral, es un importante problema de salud tanto en Chile como en el mundo, llegando a representar la primera causa de muerte en nuestro país y la principal causa de discapacidad e invalidez en adultos. 

A nivel nacional, 1 de cada 10 pacientes con infarto cerebral fallece durante la primera semana, mientras que en la región de Aysén existen aproximadamente 130 casos nuevos al año, afectando principalmente -pero no de forma exclusiva- a mayores de 40 años. Dado que es una enfermedad con una alta mortalidad y discapacidad es fundamental prevenirlo, diagnosticarlo y tratarlo precozmente. 

Las personas que tienen mayor riesgo de presentar esta enfermedad son los: hipertensos, diabéticos, dislipidémicos (colesterol alto), fumadores, alcohólicos, consumidores de droga (incluida la marihuana), síndrome de apnea del sueño, entre otros. Cabe destacar que muchos de estos factores son prevenibles y tratables. En particular para la hipertensión y diabetes mellitus, el Minsal ha implementado el programa de Salud Cardiovascular en los consultorios, el que busca mantener a estos pacientes compensados y por lo tanto sin otros enfermedades asociadas. Sin embargo, la ausencia de estos factores de riesgo no impiden que una persona pueda tener un infarto cerebral. 

¿Cómo se produce el infarto cerebral? Básicamente, se tapa una arteria que alimenta de sangre una parte del cerebro produciendo así la muerte irrecuperable de neuronas en ese sector y por lo mismo, nada tiene que ver con la creencia popular que este se origina por “pasar rabias” o “malos ratos”.

Cuando ocurre el infarto cerebral, éste se inicia de forma abrupta (en 1 segundo) y los síntomas pueden ser muy variables dependiendo de la zona del cerebro afectada. Los síntomas mas comunes son: pérdida de fuerza y/o sensibilidad de un brazo, una pierna o ambos; dificultad para hablar o entender; alteraciones visuales, vértigo, visión doble, inestabilidad al caminar y rara vez “pérdida de conocimiento” o desorientación. 

El principal tratamiento disponible, que está incluido en el GES, consiste en administrar un medicamento que permite destapar la arteria, conocido como “trombolisis endovenosa”. Este tratamiento es efectivo solo cuando se aplica en pacientes con menos de 4,5 horas de evolución desde el inicio los síntomas. No obstante, la trombolisis no está exenta de riesgos, el principal es la hemorragia del infarto, que podría ser incluso  mortal, por lo que es fundamental elegir muy bien a los candidatos para así reducir estos riesgos antes de la administración.

Para esto, se realizan con anterioridad una serie de evaluaciones y exámenes para saber si el paciente es efectivamente un buen candidato o no al procedimiento, lo que puede tardar hasta 1 hora dependiendo del caso, por lo que llegar al servicio de Urgencias al límite de la ventana (4,5 horas), no sirve. En pocas palabras “tiempo es cerebro”, considerando que por cada minuto que pasa desde el inicio de los síntomas se mueren 2 millones de neuronas, las que son irrecuperables. Por lo tanto es labor fundamental de los testigos acudir lo más rápido posible al servicio de urgencias del Hospital Regional Coyhaique para actuar a la brevedad y así lograr el mejor resultado clínico posible.

Si los afectados llegan después de las 4,5 horas de todas maneras se les aplica un tratamiento que busca evitar que siga aumentando el área de infarto, además de iniciar la neurorehabilitación, fundamental en el manejo de nuestros pacientes. 

Posterior al alta, los pacientes deben seguir un riguroso control en el hospital y también en el programa de salud cardiovascular de los consultorios para poder mantener controlados todos los factores de riesgo posibles y evitar un nuevo infarto cerebral.

Finalmente, este 29 de octubre en el “Día Mundial del Accidente Cerebrovascular” es muy importante que todos los ciudadanos se informen y conozcan esta patología, para que así nosotros, como equipo de neurología del Hospital Coyhaique podamos brindarles el mejor tratamiento y rehabilitación posible, torciéndole así la mano a esta grave enfermedad. 
2017-10-25


Por Catalina González Garcés, Nutricionista Hospital Regional Coyhaique.

Este 16 de octubre se conmemora el “Día Mundial de la Alimentación”, efeméride que promueve la concientización y acción a escala global para aquellos que padecen hambre y la necesidad de garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos. 

En la región de Aysén, las estadísticas de obesidad y malnutrición por exceso en la población menor de 6 años abarca un porcentaje del 43,6%, siendo específicamente el ítem “obesidad” de un 15,3%, cifra que está por sobre el promedio nacional, que alcanza un 11,39%. Esta tendencia se replica en la población en general, donde no existe ningún grupo etario que esté sin problemas de malnutrición por exceso, lo que lamentablemente va en ascenso. 

A partir de estas cifras, surge –inevitablemente- la interrogante en torno a por qué se repite este patrón en todo el grupo familiar. Si consideramos el porcentaje anterior, podemos ver que el menor de 6 años que aún no ingresa al colegio ya viene con obesidad desde su hogar, por lo tanto, los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo han sido inculcados y aprendidos desde el núcleo familiar. 

Por este motivo, es fundamental poder crear conciencia desde un inicio sobre la importancia que tiene una buena nutrición en la población en general. Por ejemplo, hoy en día a pesar que en Chile existe un posnatal de 6 meses, el período más amplio dentro de los estándares de América Latina, hecho que se complementa con otros múltiples beneficios que tiene la madre en la materia, no se le da la importancia y lugar que tiene una Lactancia Materna Exclusiva por lo menos hasta el sexto mes de vida y complementaria a una alimentación  sólida hasta los 2 años del niño, olvidándose de los beneficios a corto y largo plazo que la leche materna presenta. 

Pero, ¿por qué hablar de lactancia cuando se refiere a obesidad? Porque uno de los factores de riesgo de ser obeso en la edad adulta es el no haber recibido leche materna el tiempo suficiente cuando fue necesario. 

Desde otra perspectiva, si bien la población cuenta con cierto nivel de conocimiento en torno a lo que significan los buenos y malos hábitos alimentarios, éstos no son llevados a la práctica por diferentes motivos, principalmente en nuestra región por factores de clima que afectan directamente en la actividad física, a lo que se suman las dificultades para acceder a ciertos productos considerando su valor en el mercado, lo que conlleva a una alimentación con alta densidad energética basada en un elevado consumo de hidratos de carbono y grasas saturadas. 

¿Qué hacer frente a esta problemática? Es tarea la educación constante y permanente en los diferentes grupos etarios, concientizando a la población de la importancia que tiene la forma de alimentarse, considerando calidad y cantidad de nutrientes, selección de alimentos y horario de comidas en el día. Tener conocimiento de cómo mantener un determinado hábito o por qué comer un alimento y no otro, es clave para lograr cambios radicales y permanentes en los hábitos de la población. 

Hoy en día no hay excusas para no alimentarse bien, existe bastante difusión respecto a cómo llevar una buena nutrición, es por eso que es fundamental poder seguir educando a la población para prevenir el aumento de las estadísticas respecto a la malnutrición por exceso, que es el actual problema alimentario de nuestro país, el que va en constante ascenso. 

Existen cinco medidas clave para llevar una buena nutrición, las que pueden aplicarse en el hogar y que benefician a todo el grupo familiar. La primera de ellas, es tomar desayuno y no saltarse horarios de comida, por un lapso no mayor de 4 horas entre cada una. 

Otro punto fundamental es beber suficiente agua libre de azúcar, aproximadamente 35 cc. por kilo de peso; evitar las cargas nocturnas de alimentación, no en base a hidratos de carbono. También debemos prevenir el consumo frecuente de alimentos procesados, privilegiando frutas y verduras, que son grandes aportadores de agua, fibra vitaminas y minerales. 

Por último, hay que cuidar las porciones de comida, considerando que dependiendo los requerimientos de cada persona, éstas serán diferentes. Es tarea de todos poder revertir las estadísticas que reflejan una realidad que no quisiéramos contar, sin embargo, queda la inquietud para todos en cómo poder realizar el cambio que se necesita.
2017-10-18

Por Yarana Gallardo Terapeuta ocupacional - Unidad Salud Mental - Hospital Regional Coyhaique

Este 10 de octubre se celebra a nivel global el “Día mundial de la salud mental”, iniciativa de la Federación Mundial de la Salud Mental, con el objetivo de desnegativizar estigmas relacionados con esta área a nivel social, acercando a la comunidad a través de información concreta de la intervención en esta temática. 

Para la conmemoración de este año, el tema escogido se centra en “La Salud Mental en el lugar de trabajo”, esto se relaciona directamente con las actuales características del desarrollo global, que han impactado de forma directa la salud mental de la población. Bajo este contexto, a través de esta iniciativa se busca facilitar estrategias protectoras para disminuir las afecciones de orden mental relacionadas con el ámbito laboral.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera, siendo capaz de hacer una contribución a su comunidad. De esta forma se contempla al individuo de forma holística e integral, sin invisibilizar la relaciones interpersonales y el sentido de eficacia en la participación ocupacional. 

Actualmente, el Hospital Regional Coyhaique cuenta con diferentes dispositivos bajo su dependencia y equipos especialistas en la entrega de prestaciones de servicios para los usuarios que requieren un trabajo profesional comprometido, de calidad y con altos niveles de seguridad, puesto que, además, somos el único centro hospitalario de la región de Aysén en contar con una unidad especializada para este tipo de pacientes.

Al interior del HRC se encuentra la Unidad Hospitalización de Corta Estadía (UHCE), único dispositivo de psiquiatría y salud mental, que acoge tanto a pacientes agudos como a los de alta gravedad de toda la región. Cuenta con un equipo completo de profesionales y técnicos, que día a día entregan servicios de atención a pacientes que requieren de hospitalización, generando una compensación de la patología psiquiátrica, para luego continuar tratamiento y seguimiento con los diferentes dispositivos de la red de salud según corresponda. 

La UHCE cuenta con una dotación de 9 camas, las que deben cubrir la demanda regional en su totalidad. Éstas son de tipo indiferenciado, motivo por el que se deben recepcionar de manera conjunta a mujeres, hombres, adultos, jóvenes y adultos mayores. Según los datos del Departamento de Estadística del HRC, el índice ocupacional de los últimos tres años sobrepasa el 100% en promedio, habiendo meses como diciembre en los que el índice ocupacional bordea el 200%. 

Otro de nuestros dispositivos es el Hospital de Día, el que está dirigido a pacientes ambulatorios. Este centro de atención juega un papel fundamental en la rehabilitación y reinserción social, laboral y familiar de nuestros usuarios, el cual cuenta con 15 cupos indiferenciados, presentando un nivel de ocupación por sobre un 80%. Es aquí donde el personal percibe con mayor nitidez las necesidades de las personas, y donde es posible para las familias encontrar el apoyo y la educación indispensables para ejercer con éxito su rol de soporte social. 

Entregar tratamiento especializado psicológico, farmacológico y social; permitir la continuidad del proceso de estabilización clínica en el marco de hospitalizaciones de corta estadía y ofrecer un plan integral de rehabilitación psicosocial, son parte de los objetivos fundamentales del Hospital de Día. 

Otro punto a favor de los dispositivos de carácter ambulatorio, es que la opinión pública tiende a estigmatizar menos a aquellos usuarios que participan en un Hospital de Día, facilitando así la reinserción social y laboral de nuestros usuarios. Además, en comparación con la hospitalización cerrada, se logran mayores y mejores niveles de participación por parte de la familia del paciente, lo que sin duda influye en su proceso de recuperación y adaptación. 

El tercer dispositivo de salud mental que existe bajo el alero del HRC, es la “Comunidad Terapéutica”. De tipo semi cerrado y ubicado fuera del recinto hospitalario, está dirigido a la atención de usuarios varones con diagnóstico de dependencia al alcohol y drogas de toda la región, los que por voluntad propia desean realizar un tratamiento para esta patología. Cuenta con 12 cupos, con un porcentaje de ocupación por sobre el 60%, con un tiempo promedio de rehabilitación de cinco meses por paciente. 

El Hospital Regional Coyhaique desempeña una labor trascendental al otorgar de manera multidimensional gran parte de las prestaciones de salud mental de la región, siempre con enfoque comunitario, buscando la desinstitucionalización de los usuarios, situación que ha logrado impactar directamente en el acceso a la salud y en la calidad de vida de las personas con enfermedades de salud mental de la Patagonia. 
2017-10-11

Hospital en Youtube

Siguenos en Twitter

Siguenos en Facebook